CTXT en Gaza y Líbano: te necesitamos para contar el genocidio

50,00500,00

Como seguramente has visto estas últimas semanas, CTXT está haciendo un gran esfuerzo para intentar cubrir desde el terreno los bombardeos de Israel en Gaza.

Estamos publicando las estupendas crónicas en vídeo de Marta Maroto desde Beirut, y hemos llegado a acuerdos con el diario independiente israelí Haaretz y con la magnífica revista +972, que publica autores israelíes y palestinos, para traducir algunos de sus artículos al castellano. Puedes ver nuestro especial aquí. 

Ahora queremos dar un paso más. Gracias a +972, hemos contactado con un joven periodista freelance y activista palestino, Mahmoud Mushtaha, que vive en Gaza y que ha escrito solo hace unos días este formidable testimonio. Hemos quedado con Mahmoud en que nos enviará varias piezas semanales exclusivas para CTXT desde la franja. “No tengo acceso a Internet todos los días, pero podría mandaros unas tres piezas semanales”, nos contaba esta mañana por whatsapp.

Además, estamos buscando un periodista español o latinoamericano con experiencia en la zona que pueda informarnos desde Israel, porque creemos que la criminal ofensiva  de Netanyahu solo parará si y cuando la sociedad israelí consiga echarlo del cargo. Por último, hemos reforzado nuestra presencia en Bruselas con la incorporación como colaborador de lujo de Idafe Martín, un curtido corresponsal ante la UE que acaba de publicar en CTXT una exclusiva silenciada a conciencia por los grandes medios.

Pero la prioridad más urgente es Gaza. Israel ha prohibido a los más de dos mil periodistas acreditados entrar al lugar del crimen porque no quiere que las sociedades de los países que todavía le dan su apoyo conozcan de primera mano las atrocidades que está cometiendo. Gaza ha dejado de ser la mayor cárcel a cielo abierto del mundo y ahora es un campo de concentración, exterminio y desplazamientos forzosos donde malviven sin agua, sin luz, sin combustible y sin alimentos más de dos millones de personas, la mitad de ellos menores de edad.

Con la excusa de querer acabar con Hamás, las FDI han matado ya a más de 7.000 gazatíes. Más de un tercio de ellos son niños (cifras del 26 de octubre). ¿Cuántos más hará falta matar para que Netanyahu considere saciada su sed de venganza? Parece prudente no aventurar una respuesta.

Lo que sí sabemos es que una treintena larga de periodistas palestinos y muchos familiares de estos han sido asesinados en Gaza y en Líbano desde que el 8 de octubre Israel ordenó responder al salvaje ataque de Hamás –ese grupo terrorista financiado por Netanyahu para dividir a los palestinos– usando dos armas igualmente criminales: un asedio de estirpe medieval (matar de sed, hambre y enfermedad) y el uso indiscriminado de la tecnología militar más avanzada.

Los informadores palestinos y sus familias se han convertido en uno de los evidentes objetivos del genocidio en curso. Israel no quiere testigos, y es lógico. La única democracia de Oriente Medio lleva décadas ejerciendo un colonialismo y un bloqueo feroces contra los palestinos, y ahora está llevando a cabo un exterminio sistemático de civiles, cuyo objetivo último parecería ser la expulsión definitiva de los palestinos desde su tierra hasta al desierto del Sinaí.

La Segunda Nakba está en marcha ante nuestros ojos, pero Europa –ciegamente sumisa a Estados Unidos y a su principal socio en la región– todavía no ha sido capaz de asumir la realidad: que Israel es un Estado terrorista y debería ser sancionado por las Naciones Unidas si no se pliega a decretar un alto el fuego inmediato y sigue sin dejar entrar la ayuda humanitaria en Gaza.

Creemos que nuestra obligación moral como periodistas y como ciudadanos es no resignarnos a asistir como meros espectadores a esta catástrofe humana, porque como escribió Sol Gallego-Díaz, si no comprendemos el dolor de los palestinos y no denunciamos su opresión, la degeneración moral de Israel será la nuestra. Por eso pensamos que es imprescindible que desde CTXT ayudemos en lo posible a dar a conocer lo que está sucediendo desde el terreno. Debo confesarles que nunca pensé que esta precaria revista, fundada en 2015 por 14 periodistas en paro, se fuera siquiera a plantear montar una pequeña red de periodistas para cubrir una guerra lejana. Siempre hemos sido más de contexto que de acción, aunque siempre hemos intentado mantener el mandamiento fundacional que afirma que los artículos de Internacional se escriben desde donde suceden y por gente que sabe por qué sucede.

¿Qué ha cambiado? ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Nos ha dado un ataque de vanidad?

No, es más sencillo y menos pomposo que eso. Por un lado, ha pasado que las élites políticas occidentales se han contagiado del virus de la extrema derecha y hoy defienden sus mismos ideales e intereses, aunque sin gritar tanto; de tal forma que, en los asuntos y conflictos internacionales, es complicado distinguir a Biden de Trump, a Macron de Netanyahu, a Sánchez de Feijoó. Esta unanimidad otanista, de estirpe futbolera, en la que no caben matices y todos los que dudan o aportan contexto histórico son tachados de subversivos, putinianos, terroristas o moralmente indecentes, ha ido a más desde la guerra de Ucrania, y ha llegado al paroxismo del cinismo y la doble moral cuando la señora Von der Leyen decidió por su cuenta y riesgo proyectar la estrella de David en el edificio de la Comisión y afirmar “nosotros vamos con Israel”. Este integrismo que ya no respeta ni las resoluciones de la ONU ni los consensos de los 27 es una línea roja muy peligrosa, pues destruye la credibilidad de la UE, y mina tanto sus valores como su potencial político futuro.

Mientras tanto, los grandes medios globales y las empresas que los controlan (bancos, fondos buitre, monarquías y jeques corruptos) han cavado aun más hondo en su deriva de subordinación al menguante pero todavía inmenso poder de Estados Unidos, y muchos han hecho suya sin el menor rubor (¡incluso la BBC!) la narrativa de la pobre-víctima-potencia-nuclear que lucha contra animales humanos . En el mejor de los casos, los más respetables diarios se refugian en una equidistancia moralmente equívoca, pero mejor disimulada. Desde luego, hay todavía profesionales y especialistas maravillosos, sin ir más lejos en España gente como Fran Sevilla, Olga Rodríguez, Javier Espinosa y tantos otros menos famosos que siguen siendo referentes de un periodismo honesto y comprometido, aunque en ocasiones tengan que luchar a brazo partido contra sus propios medios, o recurrir a las redes sociales, para poder hacer llegar su voz autorizada a sus lectores.

De forma que, si los medios libres, pequeños e independientes de verdad no damos ahora un paso al frente, ¿quién y cuándo lo dará?

Creo que ustedes saben que, en CTXT, los periodistas trabajan –trabajamos– en absoluta libertad y cobramos los salarios que marca el convenio. Pero una cosa es el teletrabajo de mesa camilla y otra es informar desde zonas de conflicto. Para poder informar con rigor, calidad y dignidad en medio de un infierno, los periodistas no pueden estar en la habitual precariedad económica y material en la que viven casi todos los colaboradores a la pieza. Tienen que contar con las mejores condiciones personales, laborales y de seguridad posibles. Necesitan un seguro, un casco, un chaleco antibalas, móviles, ordenadores, comida, refugios seguros. Y tienen que cobrar unos salarios acordes con el riesgo y la nobilísima tarea que están dispuestos a hacer. Nosotros queremos valorar y proteger a los periodistas que se quieren jugar literalmente la vida para contar al mundo lo que ven. Y si no podemos hacerlo, renunciaremos con mucho dolor a la empresa.

Y justamente por eso hemos decidido pedirte ayuda.

Hemos calculado que necesitamos un mínimo de 25.000 euros para poner en marcha el operativo, y unos 25.000 más para poder prolongar la cobertura durante al menos 3 o 4 meses. Si conseguimos ese mínimo de 50.000 euros que esperamos recaudar en 40 días, podemos conseguirlo. En apenas unas horas, hemos recaudado más de 5.000 euros (iremos informando en nuestra portada de los avances diarios) de cerca de 90 donantes.

Puedes colaborar de dos formas distintas, y complementarias.

1. Suscribiéndote a CTXT en esta página (si no estás suscrito aún): https://agora.ctxt.es/suscripciones/

2. Haciendo una donación por la cantidad que desees, a través de dos vías:

     1. Si puedes aportar desde 1€ hasta 50€, pincha aquí (pagos por PayPal o tarjeta, no necesitas login).

     2. Para donar desde 50 euros en adelante, paga por Bizum, Tarjeta o Paypal aquí:

Donación Gaza

Dona 50€, Dona 100€, Dona 200€, Dona 500 €

SKU: N/D Categoría: Etiquetas: , , , ,
Updating…
  • No hay productos en el carrito.
Iniciar chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
¿En qué podemos ayudarte?
Hola 👋
Si tienes alguna consulta escríbenos 💬